¿Quién soy?

Apasionado de los idiomas en general y traductor de vocación, decido abandonar mi Córdoba natal para comenzar los estudios de Traducción e Interpretación en la vecina Granada en el año 2000.

 

Fue precisamente en ese año, y tras comprobar que el temido «Efecto 2000» nos permitía seguir con vida, cuando decido convertirme en ciudadano del mundo, lo que me ha posibilitado residir en infinidad de ciudades y países, sin importar el número de horas de vuelo ni las conexiones aéreas que hubiera que usar para llegar al destino.

 

Mi pasión por aprender idiomas, conocer nuevas culturas en primera persona y vivir aventuras profesionales y personales intrépidas me han obligado a recorrer la mitad del globo terráqueo, disfrutando y padeciendo las ventajas e inconvenientes de estar alejado de cualquier ente que pueda comprender tu idioma.

 

Al realizar mi primera traducción (asignatura Traducción 2 B-A de la licenciatura), me di cuenta de que los retos y dificultades que un texto entrañaba eran infinitamente inferiores al nivel de satisfacción final, por lo que puedo decir que en ese momento decidí ser el traductor que hoy día soy, por muy trascendental que pueda parecer. Obviamente, tuve mis crisis existenciales/profesionales (¿quién no?) con las traducciones jurídicas, legales o científicas, pero me apliqué aquello de: «Hoy son errores. Mañana es experiencia».

 

Antes de finalizar la licenciatura, empecé a traducir de forma profesional gracias a algún que otro “loco” que decidió confiar en mí. Aunque creo que no sabían muy bien lo que hacían, les sigo agradeciendo esa confianza día tras día. Así pude iniciar mi vida profesional como freelance para posteriormente tener la oportunidad de trabajar en proyectos internacionales, establecer relaciones profesionales con agencias de toda Europa, colaborar en la realización de un diccionario bilingüe o incluso trabajar para órganos estatales.

 

Gracias a estos trabajos, además de disponer de pan y agua todos los días, conseguí poder realizar el Máster en Traducción Audiovisual de la UAB (que siempre había querido cursar), donde tuve el privilegio de conocer las nuevas ramas de la traducción actual.

 

Me obsesiona conocer el significado de cualquier sigla o acrónimo, soy experto en encontrar vuelos baratos, me encanta viajar y, gracias a las aventuras en las que me he visto envuelto en mi vida (con más o menos fortuna), he conseguido descubrir una pasión oculta en mi interior por la fotografía. ¿Que si se me da bien? Echa un vistazo aquí y opina.